jueves, 31 de julio de 2014

Nuevas proporciones y receta de aperitivo


¿Organizamos una cena de traje en mi casa?


Cuando Terina escuchó la proposición, en seguida se puso a pensar en lo que le tocaría llevar. Porque la denominación de la reunión tenía que ver con aquella primera en que al preguntar a los asistentes por su forma de participar, cada uno contestaba:
-Pues yo traje…


Solían repartirse los platos y las bebidas del menú, de forma que cada uno hacía lo que mejor se le daba y así todos podían lucirse y de paso comían cosas ricas sin necesidad de que el anfitrión trabajara demasiado.


Quedaron en que se iba a encargar de preparar algo para el aperitivo que sirviera para abrir boca, pero sin ser demasiado contundente.


Y pensó en la nueva modalidad de crema para untar que le habían enseñado hacía poco.


Por si acaso preguntó a la concurrencia y todos quedaron encantados con la idea.



Siempre se le había dado bien la cocina y cada nueva invención era festejada a coro, así que había que esmerarse y mejorar la receta.


La crema se hacía batiendo queso fresco tipo Filadelfia, con una lata pequeña de atún, otra de anchoas y una caja de quesitos.


Pero ella pensó que para todos aquellos chicarrones del Norte, el sabor iba a quedar un poco más suave de la cuenta y decidió cambiar las proporciones.


Añadió otra lata de atún y otra caja de quesitos con lo que además de salir bastante más cantidad, la mezcla era más cremosa y fácil de untar.



Sobre mini tostas de las delgadas, o con pan tierno, estaba que no se lo saltaba un gitano y fue un éxito total.


Y es que a veces cambiar las proporciones nos parece una barbaridad y nos aferramos a la receta de siempre, pero en comida como en ropa, hacer innovaciones resulta divertido.


Y a pesar de que en principio nos choca encontrarnos con formas y sabores diferentes, la diversidad suele ser una riqueza.


En cuestión de ropa, las nuevas proporciones son más amplias y más largas, en un estilo que juega a la sencillez, pero que no deja de estar cuidado al milímetro.


Menos tacón y más colores básicos, tratando de dar sensación de normalidad, de que te has colocado lo primero que encontraste.


Yo soy incapaz de renunciar a mis abalorios y collares, y me puse uno de los últimos que hice – supongo que recordáis el tutorial- no soy tan habilidosa como Marita con su ganchillo y alambre, pero se hace lo que se puede.


Hoy terminamos el mes de julio y voy a estar unos días fuera, así que el blog se va a tomar vacaciones.
Volveremos en septiembre con energías renovadas.
¡Feliz verano a todos!



Fotos: Julián Herrero.

Falda pantalón: Zara (Rebajas)
Sandalias: Zara (Tienen años)
Camiseta: Cortefiel ( de hace años)
Americana: Stradivarius. aquí
Bolso: Mercadillo Navideño.
Pulseras: H&M