jueves, 24 de abril de 2014

#Inside Out, la fashion revolución.





Los creadores de la plataforma  desde Inglaterra y los de la de Slow Fashion España en nuestro país, lanzaron el reto de crear un día de la revolución en memoria del incendio y derrumbamiento de un edificio en Bangladesh el 24 de abril del año pasado.





Orsola de Castro explica el Fashion Revolution Day como el inicio de "un proceso de descubrimiento que dé a conocer el hecho de que comprar una prenda es solo el último paso de un largo viaje que involucra a cientos de personas: la fuerza de trabajo invisible detrás de la ropa que usamos".




Y desde España nos invitan a que cuestionemos quien hizo nuestra ropa.




En twiter, en facebbok, en Instagram han aparecido multitud de fotografías con prendas del revés en las que se podía ver la etiqueta y que se redirigían a los organizadores




Se supone que no es más que un símbolo, un grano de arena en este proceso en el que todos estamos de alguna manera metidos y en el que los que se llevan la peor parte son los trabajadores que apenas reciben un salario miserable.




En su blog de Hola Fashion “ Tu look habla” Lourdes Delgado explica que: “Como consumidores, no sabemos quién hace nuestra ropa, ni coste real de las cosas que compramos. La cadena de suministro de la industria textil es tan compleja que perdemos de vista quien hace nuestra ropa y esto está costando vidas.”





Yo he querido unirme de alguna manera a ese movimiento.




Me parece bueno recordar que los muertos en aquel trágico accidente fueron más de 1.100 personas que trataban de ganarse la vida cosiendo, para lo que llamamos el primer mundo, prendas baratas.




A todos nos gusta que nuestras prendas sean lo más bonitas posibles y que no nos cuesten un dineral, pero hay una parte de la estética que tiene que ir unida a la ética para poder ser bonita de verdad.




Ahora, apenas se escucha, pero cuando yo tenía pocos años, recuerdo muchas veces la expresión: Eso no se hace
Y cuando preguntaba el por qué me decían:
Porque está feo.




Esta feo que los que nos beneficiamos de una parte del sacrificio de los trabajadores de los países en vías de desarrollo, nos olvidemos de que sus condiciones no son las mejores.




Y por eso, gestos como éste, en que se llama la atención sobre las grandes beneficiadas por la explotación de esos trabajadores. Las que de verdad son  capaces de influir en su postura. Para obligarlas a presionar a los fabricantes y mejorar las condiciones de producción, me parecen importantes.





Quizá sea sólo un grano de arena, quizá ni siquiera sirva más que para ser un símbolo.





Pero he querido arrimar un poco el hombro a esa campaña porque en esta aldea global en que vivimos, lo que les pasa a unos acaba por afectarnos a todos




Fotos: Julián Herrero.



Abrigo: Elogy ( El Corte Inglés, de hace años)
Pantalón: Zara aquí
Jersey: Zara aquí
Zapatos: Blanco.
Collar: Mercadillo.
Bolso: Vintage 

miércoles, 23 de abril de 2014

En abril, sol ...o lluvias mil


Tiempo de primavera.
Inestable, cambiante, imprevisible.





En Oviedo pasamos del calor al frío y del frío al calor en cuestión de minutos.




El lunes me fui, a mediodía, con mi cámara al hombro.
La mañana estaba un poco indecisa, pero el sol salía  entre las nubes y caminé en busca de imágenes que me llamaran la atención.




Bajaba por la calle Gil de Jaz, una de las más comerciales de la ciudad, y me encontré con estas dos abuelas.
El título no les viene de la edad, sino del hecho de no dejar de hablar, orgullosas, de la nieta de una de ellas, periodista por más señas.




Estaban tan divertidas con la idea de salir en un blog, que incluso pasaron por encima del hecho de no haber ido aún a la peluquería, recién llegada de París, y con sus bolsas en la mano.




Me encantaron sus zapatos, estilo Roger Vivier, y, signo inequívoco, de que los años no son un impedimento cuando la coquetería sigue viva.




Más adelante, me llamó la atención esta chica que llevaba un enorme sobre.
Zapatos planos, falda recta, colores sobrios, pero derrochando estilo con su forma de colocar el chal.





Gabardinas por todas partes.
Algunas claras y  de hechura sencilla, pero con la suficiente fuerza como para levantar todo un conjunto.




Otras, tipo parka, en el verde militar de la temporada, que por Oviedo sigue reinando en este mes de abril.

Con lentejuelas en las mangas, acompañado por un precioso bolso de Gucci y bajo la mirada asombrada de la hija de la protagonista de la foto.






O en versión más simple, adornado por el estilo singular de un sombrero bien llevado y una sonrisa capaz de iluminar la calle Uría.





La lluvia se empeñó en aguarme la fiesta y desde los arcos veía las calles que rodean el Reconquista vestirse de charol, mientras las banderas tristonas se negaban a ondear.






Y el martes volvió a salir el sol.

Algunas se animaron a celebrarlo sacando a pasear su mascota, de beige de pies a cabeza y con una simpatía y un garbo que me conquistaron.





Otras salieron también de paseo, pero desde la comodidad de su descapotable




Y por último, hubo quien se animó con un delicioso helado de los Italianos que parecía hacer juego con su precioso bolso de M. Kors y su conjunto en blanco y negro.





La primavera sigue avanzando y yo me animo con las fotos.


Como se suele decir en los blogs: Espero que os gusten 

lunes, 21 de abril de 2014

Exposición de Matisse y pantalón Arty



El País, El mundo, Europa Press, Vogue, todos parecen haberse puesto de acuerdo para escribir artículos sobre la exposición que  basada en los collages y recortes de Matisse, se exhibe estos días en la Tate Modern de Londres.





Leyéndolos, me ha llamado la atención el hecho de que la mayor parte de esa obra que empezó, llenando de color y fuerza las paredes de su estudio, en plena guerra mundial, cuando el mundo estaba sumido en la oscuridad y todo parecía en blanco y negro. Se desarrollara en sus últimos años de vida.












Según parece tuvo una serie de problemas intestinales serios y tras ser operado no podía mantenerse en pie para sostener los pinceles.




Así que en lugar de encerrarse y dedicarse a compadecerse de sí mismo, desarrolló junto con su equipo de colaboradores, una técnica nueva que le permitió seguir creando.




Los alumnos pintaban con guache grandes trozos de papel y a partir de ellos, el genio iba creando armonías cromáticas y cuando encontraba el resultado satisfactorio, cogía unas enormes tijeras y creaba figuras.





Él definía lo que hacía y explicaba: “  Sueño con un arte de equilibrio, de tranquilidad, sin tema que inquiete o preocupe, algo así como un lenitivo, un calmante cerebral parecido a un buen sillón”




Y así tijeras en mano y encerrado entre las paredes de su estudio fue desarrollando todo un arte.





 "El papel del recorte me permite dibujar en color: Es una simplificación. En vez de dibujar un contorno y de completar el color - en qué caso modificó uno el otro - estoy dibujando directamente en color.... No es un punto de partida sino una culminación."






Murales inmensos, que convirtieron su estudio en una enorme sala de arte y que han sido trasladados a la sala de exposiciones.







«Quiero hacer un pequeño jardín a mi alrededor en el que pueda caminar»





Desnudo azul, Icarus, El caracol… junto con los recortes que sirvieron de base para las vidrieras de las Iglesias de Vence en Francia y Pocantico Hill, cerca de Nueva York, forman parte de la exposición.





Piezas de gran tamaño y llenas de colorido que demuestran que los impedimentos no existen cuando la necesidad de crear se adueña de un genio.




No sé si a los diseñadores de Inditex, les habrán servido de inspiración o no, los preparativos para  la muestra londinense, pero el pantalón que llevo en esta entrada me recuerda al mural de  “ El caracol”








Y me lo he puesto con el jersey en ese azulón que tanto le gustaba, para unirme a ese homenaje que el mundo hace al gran artista francés  






 Fotos: Julián Herrero y Google



Pantalón: Zara aquí
Americana: Zara aquí
jersey: Zara 
Collar: Zara.
Zapatos: Zara (rebajas)
Bolso: Mercadillo de Navidad  






viernes, 18 de abril de 2014

Mis adorables sobrinas



Realmente no pensaba actualizar hoy.




Viernes Santo, con sol, con casi  todo el mundo de vacaciones, y con mi familia cerca, lo de encontrar un momento para hacer  una entrada me parecía tan complicado que lo dejé estar.




Pero están de visita en Oviedo mis sobrinas de Madrid.




Las conocéis de esta entrada que hice cuando se confirmaron. Y no necesito decir que me parecen una maravilla.





Como buena Tía, las encuentro ricas, simpáticas cariñosas y estupendas.




Es lo bueno que  tiene ver crecer a los hijos de tus hermanos.





No están siempre a tu lado, pero aunque no los veas mucho forman parte de ti.




Y desde luego a mí me cae la baba y las enseño a todos los conocidos con esa sonrisa de satisfacción y arrobamiento que nos queda a las tías solteras cuando podemos presumir de sobrinos.




Carmen, la mayor, hace unas fotos estupendas.




Sin tener la técnica y los conocimientos de Julián, la cámara no le da ningún miedo y esta mañana nos fuimos a dar una vuelta, aprovechando el sol.




La Losa estaba menos llena que de costumbre, pero los rayos de sol, le sacaban los colores y el contraste entre el azul intenso del cielo y el verde refulgente de la hierba y las hojas de magnolio, resultaba espectacular.




Allí nos pusimos mano a mano, muertas de risa.
Yo tirando de la falda que se empeñaba en remangarse más de la cuenta.





Y ella pendiente de los encuadres y del manejo de una cámara que no es la suya.





Para ser la primera vez que hacemos una sesión juntas quedé encantada  y ya le dije que va a tener que venir más a menudo porque el rato no pudo resultar más agradable.






Fotos: Carmen Fernández Márquez.


Chaqueta: Stradivarius.
Camisa: Zara.
Falda: H&M
Zapatos: Zara ( del verano pasado)
Clutch: Uterqüe